La actual pandemia de COVID-19 y los efectos que esta ha generado, han puesto a prueba el multilateralismo como no se había visto antes, quizás desde la creación de las Naciones Unidas. Si bien existían cuestionamientos sobre la eficacia y sostenibilidad de la organización, la pandemia llegó a exponer algunas de las grietas más graves de la arquitectura multilateral. Esta prueba no sólo se ha impuesto a los organismos y foros multilaterales y regionales, sino especialmente a la capacidad de colaboración entre los países, esencia del multilateralismo, ante un reto de tal magnitud que no hay acción individual que, de manera aislada, pueda ser exitosa.

Así mismo, la crisis sanitaria se suma a la crisis climática, calificada como la amenaza más importante de nuestro tiempo. Esta crisis ha puesto frenos a los progresos en materia de combate a la pobreza y a la inequidad. Paralelamente, siguen escalando los retos a la paz y seguridad internacionales, y se profundizan las tensiones entre los liderazgos globales, lo cual pone en duda el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Este actual contexto mundial es analizado por el Centro de Estudios de Internacionales del Senado, Gilberto Bosques. Haciendo un revisión de la agenda global de la ONU, pasando por la reforma pendiente de la OMS y la búsqueda de la vacuna de COVID-19, hasta el papel de México en el presente escenario internacional.

Descarguen el informe completo desde la siguiente liga.